Volpino Italiano

Hechos rápidos

  • Peso: 9-11 libras
  • Altura: 10-12 pulgadas

El aspecto de un Volpino Italiano

El Volpino Italiano tiene un marco pequeño y cuadrado cubierto con un abrigo áspero pero esponjoso que viene en colores blanco, negro, rojo y fuego. Tiene una cabeza ligeramente redondeada, en forma de cuña, con un hocico recto y orejas puntiagudas, que se parece un poco a un zorro. Sus ojos oscuros y profundamente hundidos tienen una expresión alerta y amistosa, y sus colas emplumadas se curvan sobre la espalda.

Rasgos

  • Animado
  • Gran perro guardián
  • A veces terco
  • Juguetón
  • Inteligente
  • Vigilante

Compañero humano ideal

  • Nidos vacíos
  • Jubilados
  • Habitantes de la ciudad
  • Agricultores y ganaderos

Cómo son para vivir

El Volpino Italiano, durante casi mil años, ha estado en compañía de una amplia gama de personas, desde príncipes hasta granjeros, desde comerciantes hasta artistas. Entonces, este perro se siente perfectamente a gusto cuidando animales en una granja o relajándose en el sofá. Si bien es animado, amigable y divertido, puede ser un poco protector. Si el Volpino Italiano detecta algo sospechoso, definitivamente lanzará los ladridos.



Aunque protector, el Volpino no es especialmente pegajoso con los miembros de la familia. Inteligente, ocupado y curioso, tiene un adorable sentido de independencia. Pero realmente anhela tu atención y afecto. Comience el entrenamiento y la socialización temprano, y su Volpino le brindará años de compañía optimista.



Cosas que debe saber

El Volpino Italiano puede vivir hasta 16 años con relativamente pocos problemas de salud; sin embargo, algunos pueden desarrollar problemas cardíacos y cataratas. Arreglar el Volpino es fácil, pero necesita una atención constante. Cepille su pelaje grueso con regularidad para evitar que se desprenda demasiado, mantenga sus dientes limpios y báñelo cada pocos meses.

Historia

El Volpino Italiano, que se originó en Italia hace varios siglos, desciende de los antiguos perros Spitz europeos. Amado tanto por la gente común como por la realeza, el Volpino Italiano se usaba a menudo como perro guardián en las granjas toscanas. Su trabajo era alertar a los perros más grandes si se acercaban lobos o cazadores furtivos. El Volpino Italiano también juega un papel importante en la historia del arte: se dice que el Volpino de Miguel Ángel le hizo compañía mientras pintaba el techo de la Capilla Sixtina.