Lhasa Apso

Hechos rápidos

  • Peso: 12 - 18 libras (5,44 - 8,16 kg)
  • Altura: 9-11 pulgadas (22,86 - 27,94 cm)

La mirada de un Lhasa Apso

El Lhasa Apso tiene una estructura pequeña y robusta cubierta con un pelaje largo y denso que puede ser de color marrón claro, crema, pizarra, marrón, blanco y negro. Su cabeza, que está envuelta en pelo largo, tiene un hocico cuadrado, nariz negra, bigote y barba, orejas colgantes y —cuando puede verlas— ojos oscuros de tamaño mediano. Su cola emplumada se enrosca sobre la espalda. En general, el Lhasa Apso parece alegre pero decidido.

Rasgos

  • Animado
  • Confidente
  • Inteligente
  • Elegante
  • Protector

Compañero humano ideal

  • Jubilados
  • Habitantes de la ciudad
  • Adictos a la televisión
  • Familias con niños mayores

Cómo son para vivir

Lhasa Apso no es el típico perro faldero. Animado, amigable y extrovertido en el hogar, también es audaz y lleno de actitud valiente. Estos encantadores y elegantes caninos se creen los protectores del hogar y se toman ese trabajo muy en serio. El Lhasa Apso desarrolla vínculos estrechos con su propietario y puede parecer sospechoso de los extraños, pero tiene un excelente sentido de moderación y juicio.



El Lhasa Apso tiene una voluntad muy fuerte. Al entrenar, es importante tratar de mantener la autoridad. No responden a un entrenamiento severo, pero respetan a un líder firme y positivo. Tendrás que ganarte el respeto de un Lhasa Apso, pero una vez que lo hagas, tendrás un amigo de por vida.



Cosas que debe saber

Aunque es un perro de apartamento ideal, el Lhasa Apso necesita ejercicio diario para mantener su actitud optimista. El aire fresco y los paseos también lo mantendrán saludable. Si puede permitir que el Lhasa Apso juegue un poco en un área abierta protegida, hágalo. También es un viajero robusto y educado.

El Lhasa Apso puede vivir hasta 18 años. Los problemas de salud comunes incluyen displasia de cadera, problemas renales, enfermedades respiratorias y trastornos de la piel. El aseo es bastante fácil, pero se debe prestar más atención cuando el cabello es largo. El cepillado diario y el baño ocasional harán que se vea bien. También recuerde revisar los oídos del Lhasa Apso en busca de signos de infección.



Historia

Conocido en su país de origen como el 'perro centinela del león ladrador', el Lhasa Apso se utilizó para proteger los palacios y templos tibetanos. El deber de este canino audaz y alerta era proteger el interior del edificio, mientras que su enorme e imponente compañero (el mastín tibetano) estaba encargado de proteger el exterior. A principios de la década de 1930, el Dalai Lama ayudó a introducir el Lhasa Apso en Estados Unidos y otras partes del mundo.